News

Panadero de corazón

Saúl Bedolla, de 48 años de edad, abandonó su natal Guanajuato para buscar una mejor vida en este país.

Llegó a Stockton donde vivía su hermano, quien le consiguió un empleo lavando platos en un restaurante.

El pago era poco y las horas muy malas, de las 8 p.m. a las 3 o 4 a.m. Bedolla le pedía a su hermano que mejor lo enviara a la escuela.

Bedolla se matriculó en la escuela y aprendió inglés mientras trabajaba cortando el cesped y barriendo en una panadería.

Estando allí, el jefe le dijo: "Nos gusta mucho como mantienes el lugar limpio y bonito. Nos gustaría ofrecerte la oportunidad de convertirte en un panadero."

Bedolla dijo que sí.

El panadero principal de nombre David fue su mentor. Le enseñó lo básico cómo dorar las donas, aprendió las matemáticas de un panadero y las porciones de los ingredientes, entre otras cosas más. Bedolla encontró el amor en las reacciones químicas de la mezcla de las diferentes harinas.

Eventualmente Bedolla se convirtió en el panadero principal y así fue por 25 años.

Él se casó, tuvo hijos, y le enseñó el oficio a nuevos panaderos. Cuando la panaderia cerro, él trabajó como panadero principal en la fábrica de la compañía.

Hace cinco meses, Bedolla abrió su propia panadería: Panne Levain, 4780 West Lane.

  Comments