News

Residentes de Kettleman ganan voz

Maricela Mares-Alatorre se presentó ante la Mesa Directiva Regional para Control de Calidad del Agua en el Valle Central la tarde del jueves pasado, y pidió a los integrantes de la mesa directiva que hicieran algo que ella creía sería sin precedente -- y quizá imposible.

En vez de votar en el proyecto que tenían ante ellos -- una propuesta de extensión a tres años para un bioreactor en la Planta Kettleman Hills de Waste Management -- la residente de Kettleman City insistió a la mesa directiva que pospusiera su voto hasta que escucharan testimonios de más residentes.

Los residentes de la ciudad, dijo ella, no habían sido notificados adecuadamente de la junta, y no podían dejar de trabajar para viajar las 224 millas -- o más de tres horas y media -- para llegar a la junta.

Al apelar a los corazones de los miembros de la mesa directiva, Mares-Alatorre los animó a mirar más allá de si el bioreactor satisfaría los requisitos de descarga de desechos, y que en vez de eso se enfocaran en si la humilde comunidad en el Condado de Kings, que es un 88.8 por ciento latina pudiera soportar más contaminación o más problemas de salud.

Por lo menos 11 bebés del área de Kettleman City nacieron con defectos entre 2007 y 2010. Una investigación estatal que se realizó no encontró ninguna causa en común para los defectos de nacimiento.

"Yo nunca he visto a una mesa directiva negar nada -- ellos simplemente no hacen eso," dijo Mares-Alatorre es su testimonio ante la mesa directiva. "Pero a veces estas cosas necesitan héroes. Estas situaciones piden que ustedes tomen una decisión basada no solo en que todo esté en orden sino basada en la lógica."

Para su sorpresa, la petición de Mares-Alatorre fue concedida.

La mesa directiva regional del agua votó 4-1 por retrasar la decisión en el bioreactor -- una tecnología "verde" en la fase de investigación y desarrollo que utiliza líquido y aire para transformar y degradar los desechos -- hasta que puedan llevar a cabo otra audiencia en un horario, y lugar más accesible para los miembros de la comunidad de Kettleman City.

El voto realizado fue en contra de la recomendación hecha por el personal de la mesa directiva, que concluyó que la continua operación del bioreactor no presentaría ninguna amenaza a la calidad del agua.

La presidenta de la mesa directiva, Katherine Hart dijo que la mayoría de votos se basaron en el deseo de asegurar que los residentes de Kettleman City tuvieran una voz en el proceso de permiso.

"Esta mesa directiva está muy interesada en asuntos de justicia ambiental y queremos asegurar que toda la gente siempre sea tomada en consideración y que tenga un foro en el cual pueda expresar sus preocupaciones, así que creo que eso era lo que la mesa directiva estaba tratando de hacer," dijo Hart.

La consecuencia resultante, para la que no tenía intención la decisión de la mesa directiva, es que la audiencia siguiente pudiera llevarse a cabo muy cerca al día en que se vence el permiso para el actual bioreactor de Waste Management.

Si el permiso no es renovado para el 15 de septiembre, Waste Management va a tener que dejar de añadir líquidos al bioreactor, según información del integrante del personal de la mesa directiva, Clay Rodgers. El lunes por la mañana, él dijo que la siguiente audiencia ha sido programada tentativamente para el 13 de septiembre en Kettleman City.

"Nosotros respetamos y entendemos la decisión de la mesa directiva de llevar a cabo la reunión más cerca a Kettleman City," dijo el vocero de Waste Management, Cecilio Barrera en un mensaje electrónico del lunes.

  Comments