News

Buscan la reforma migratoria

Algunas organizaciones locales están uniéndose a una obra nacional para reunir impulso en lo que los legisladores regresan al trabajo de proponer una reforma migratoria.

Después de numerosos intentos fallidos por parte de la Legislatura en el pasado, y una promesa del Presidente Barack Obama para arreglar el sistema de inmigración, los defensores están impacientándose y están exigiendo una solución integral.

"El Presidente hizo un compromiso con la comunidad latina," dijo José Rodríguez, director de El Concilio de Stockton, organización afiliada al Concilio Nacional de La Raza.

"Básicamente no ha habido ninguna reforma desde 1986," dijo Rodríguez. "Eso fue hace 24 años. Desde entonces, han habido muchos cambios en el país, los cuales justifican una reforma migratoria."

Obama prometió su apoyo a un nuevo proyecto de ley que presentará el Senador demócrata Chuck Schumer, de Nueva York, y el Senador republicano Lindsay Graham, de Carolina del Sur, el cual ofrecerá a más de 12 millones de indocumentados un medio para la legalización, así como refuerzo en la seguridad fronteriza y práctica de las leyes.

"Espero con entusiasmo la revisión de su prometedor marco, y todo estadounidense debe de aplaudir sus esfuerzos por llegar más allá de las líneas partidistas y por encontrar respuestas con sentido común a uno de nuestros problemas más difíciles," dijo Obama en una declaración el jueves pasado.

Los grupos a nivel nacional están tratando de movilizar a las comunidades para que apoyen una reparación al sistema, y para que participen en una demostración el 21 de marzo en Washington, D.C. Obama dijo que el movimiento "contribuirá a un ambiente favorable para el avance."

El Concilio está haciendo su parte al recolectar tarjetas de petición firmadas por los residentes de los condados de San Joaquín y Stanislaus. Rodríguez tiene planes de llevar las súplicas de los residentes a los Congresistas locales y a los representantes en el Senado con la esperaza de persuadirlos para que busquen una reparación integral.

El activista de Stockton, Luis Magaña, está trabajando por separado en un proyecto similar en el que él también está reuniendo historias de los inmigrantes, muchos de los trabajadores indocumentados viven en temor de que en cualquier momento puedan ser deportados y separados de sus familias.

"Hay que regularizar a las personas que merecen estar aquí," dijo Magaña. "Porque si no, van a vivir una vida de terror."

  Comments