News

Un negocio familiar

En 1980, Lorenzo Blaz Bejar compró un Ford Monarch 1975. Lo pintó, lo arregló, y empezó la compañía de taxis "Taxi Azteca de Oro," operada por él solo.

Al paso de los años, el servicio de taxi de un solo hombre llegó a convertirse en el negocio de la familia que le permitió a Lorenzo Bejar y a sus tres hermanos lograr vidas exitosas en los Estados Unidos.

A casi 30 años después, la primera compañía de taxis propiedad de un mexicano en el Valle, todavía sigue llevando a los clientes por toda el área de Fresno.

En los primeros años del negocio, Lorenzo Bejar, un inmigrante originario de Paracho, Michoacán, México, manejaba su taxi por la noche y trabajaba de techero durante el día. Sus hijos hacían el papel de despachadores de taxis, y se turnaban para dormir y contestar las llamadas para servicio de taxi.

Bejar recuerda que le fue difícil operar el negocio con sólo un año de estudios, con poco conocimiento del inglés, y con pocas horas de sueño.

Pero dice él, "Yo tenía ganas de comprar una casa para los niños y con trabajo de campo, no podía."

"Yo tenía tantas ganas de superarme," comentó.

  Comments