News

Graduates spell s-u-c-c-e-s-s

Cuándo Verónica V. García tenía 15 años de edad y convenció a sus padres en Los Horcones, Michoacán, México que la dejaran regresar a los Estados Unidos por mejores oportunidades en educación, ella llegó a la casa de su tía in el estado de Washington con $200, una maleta en malas condiciones, y una cartera de cuero con su certificado de nacimiento indicando que era ciudadana americana.

La semana pasada, García, de 18 años, tomo un paso adelante a realizar su sueño de ir al colegio para estudiar el negocio cuando se graduó de la preparatoria Roosevelt High School con un promedio de 3.44.

Su camino, sin embargo, no ha sido tan fácil. Su tío en Washington era religiosamente estricto, y no la dejaba salir de la casa para buscar su sueño de ser cantante. Cuando ella regresó a los Estados Unidos el próximo año, ella se mudó con una tía en Fresno y tuvo que trabajar para ayudar a esa familia.

El arreglo se destrozo bajo la fricción económicamente, según García. Ella decidió rentar un departamento con una amiga, aveces laborando en tres trabajos para pagar por la renta y comida y tener lo suficiente — a veces $200 al mes — para mandar a sus padres y dos hermanitas en México.

"Empece en la tienda de ropa en el Manchester Center cuando tenía 16," dijo García. "También trabajé en el remate, y trabajé noches limpiando lugares como Save Mart, Food Maxx y Mervyns de las 11 p.m. a las 7 a.m."

Ella estaba trajando tanto que educadoras en la preparatoria como Lupe Sosa le dijo que debería de reducir sus horas para enfocarse en sus estudios.

"Yo no lo quería dejar porque con ese dinero yo le ayudaba a mis papás," dijo García, la mayor de tres hijas nacidas a Adán y Esther Valencia.

Esos trabajos le ayudaron a pagar por un vestido de $500 para la quinceañera de su hermana, más unos $1,000 para pagar por la celebración en México. García tuvo que pagar la renta de su departamento sola cuando su compañera de cuarto se casó y su mudó."Ella es una estudiante muy extraordinaria," dijo Karina Santacruz, trabajadora con Project Access, un grupo que trabaja con estudiantes sin hogares. "Todo por lo que ella ha pasado, ¡wow!, como muy increible. No hay muchas personas de su edad que hicieran lo que ella ha hecho."Sosa, la consejera, es una de varias "mamás" para García. Cuando García nececitaba un vestido apropiado para recibir el premio Triumph Award por parte del alcalde de Fresno, Alan Autry, Sosa y Project Access ayudaron.

Otros le ayudaron a comprar su anillo de clase y fotos de su último año de preparatoria, más el vestido para su graduación el lunes pasado. Aunque sus padres no estuvieron presentes, García tuvo la compañía de su novio, Jesús Sánchez; su jefe de la tienda en el Manchester Center, Salvador Arroyo; y su prima que se graduó junto con ella.

García da gracias a Sosa por estar interesada en su bienestar afuera y dentro del salón.

García tiene sueños de ser cantante — un título en negocios le ayudará a manejar su propia carrera musical — y ha grabado un "demo" con cinco canciones. Tuvo que pagar $750 por el "demo."

Ella se ha presentado en cinco festivales locales, donde es conocida como "Verónica la del Rodeo."

"He soñado de ser cantante desde que tenía 5 ó 6 años," dijo García. "Me ponían en el escenario a cantar con el mariachi o grupos de banda."García participó en una clase de mariachi en la preparatoria Roosevelt y aprendió a tocar la guitara. Sin embargo, se salió porque no tenía tiempo para trabajar y estudiar con el mariachi.

Sus metas son viajar a Italia, aprender el italiano, y traer a su familia entera a los Estados Unidos. Su mamá, Esther Valencia, sufre de una curva en su columna que la puede paralizar. Y tema por la seguridad de sus hermanitas — Esther y Tania Rubi — porque Los Horcones está más y más bajo el contro de narcotraficantes.

"Mi familia no está en eso, pero tengo miedo por su bien," dijo García, quien regresa a México para la fiestas navideñas.Ella quiere que sus hermanas tengan una buena educación.

"Ni hay una secundaria en mi pueblo," dijo García, quien se acuerda de caminar una hora para ir a la escuela allá.García de ve su lucha como un obstáculo.

"La vida no ha sido tan difícil," dijo García. "Yo no me encierro y dijo, 'No tengo dinero, mi mamá está enferma.' La satisfacción es que todo por lo que pase vale la pena. Me siento orgulla de todo de lo que pase."

Ian Matthew Stephens es prueba viviente de que no se debe juzgar un libro por su cubierta.

Stephens de 18 años, nació en Seattle y se mudó a Fresno después de la separación de sus padres cuando él tenía tres años, habla español y está orgulloso de su etnicidad.

"Deberas. Deberas. No soy gringo," dijo el sonriendo cuando aceptó la beca de $1,000 de parte de la oficina de Fresno de la Asociación de Educadores Mexicoamericanos el mes pasado.

Stephens — quien graduó de la preparatoria Sunnyside con un promedio de calificación de 4.32 y se irá a la Universidad de Pennsylvania para estudiar ingeniería — tampoco quiere que su etnicidad lo defina.

"Mi papá es gringo (pero) yo fui criado por mi mamá. Es una dinámica interesante la que mi familia tiene," dijo Stephens la semana pasada. "Somos mexicanos, pero eso no es en realidad lo que nos define, y no permitimos que eso nos defina. Es lo que hacemos con ello, no es algo que sintamos que tenga que definirnos constantemente."

Stephens se ha definido a sí mismo como un estudiante brillante. Se graduó en primer lugar de su clase de 669 estudiantes, y se sentó en la primera fila en la ceremonia de graduación en el Save Mart Center el lunes pasado junto con otros sobresalientes graduandos.

"Fue muy emotivo porque me pude sentar en la fila de enfrente," dijo Stephens. "Yo estuve en clases con ellos, tuvimos algunas de las mismas batallas y algunas de las mismas experiencias."

Stephens fue parte de un grupo que visitó las escuelas Ivy League, viaje que fue organizado por la consejera de Sunnyside Diana Rodríquez. Yo me enteré del programa por un amigo. "Hijo, ¿cómo se llama tu mamá?" recuerda que ella le preguntó para asegurarse de que calificaba para el programa que está diseñado para estudiantes latinos.

Después de eso, Rodríquez se convirtió en uno de sus más grandes apoyos.

"Él es muy sensible para con los demás y sus necesidades, y es presto para hacerse disponible — sin hacer tanto alarde," dijo Rodríguez a The Fresno Bee.

Un ejemplo de eso es la donación de cabello a Locks of Love, organización que dona cabello a niños que lo pierden por procedimientos médicos.

"No tenía planes para mi cabello, simplemente creció de mi cabeza," dijo él a The Bee. "Fue una oportunidad para cortarlo sin que se fuera a la basura en algún bote."

Stephens, quien aprendió solo a tocar la guitarra, reconoce que su madre Magdalena G. Stephens es la razón de su éxito. Ella ha pasado la mayor parte de su vida trabajando como recepcionista en consultorio médico.

"Ella trabajó tan duro como pudo para asegurarse de que tuviéramos una casa, un lugar estable donde vivir para que no fuera algo por lo cual preocuparnos," dijo Stephens.

Ella también le puso en claro a él que su enfoque debería ser la escuela.Lección bien aprendida.

VISALIA — Celso Macías-Carrillo contuvo la emoción durante toda la ceremonia de graduación de la Escuela Preparatoria Mt. Whitney, pero sólo hasta que le recordaron que estaba por dejar a su familia y a su mejor amigo para irse a la universidad.

Carrillo recordó muchos años atrás desde cuando tenía cuatro años cuando – después de regresar de México a los Estados Unidos con su familia – se hizo amigo de Arturo Magallanes. Ellos continuaron su amistad durante toda la primaria, secundaria y la preparatoria.

Ellos estuvieron entre los 278 graduados de la Escuela Mt. Whitney el 6 de junio en el Mineral King Bowl.

Carrillo sonrió durante toda la ceremonia y aplaudió ocasionalmene en partes del programa, como el discurso que Lloyd Trout dio para el grupo. Trout fue uno de los graduandos de la clase inaugural de 1951.

Y cuando fue tiempo para la tradicional "a la carga" de las mesas para recibir el diploma oficial desde un lado del campo de fútbol americano hasta el otro, Carrillo también participó en eso.

Cuando se terminaron todos los abrazos de felicitación de los compañeros, amigos y familiares, y los empleados empezaron a cargar las sillas y los demás artículos que se utilizaron en la ceremonia, Carrillo ya no pudo más y derramó lágrimas al percatarse de que dejará el calor de su hogar cuando en el otoño se vaya para la Universidad Estatal de California en San José.

"Lo más sobresaliente para mí fue el estar con Arturo Magallanes todo el tiempo. Yo nací aquí pero nos fuimos a México, y después regresamos de Jalisco," dijo Carrillo, quien obtuvo un promedio de calificación de 3.8. "Es muy emotivo porque yo me voy a ir para el norte a San José, y él se va a ir a UCLA."

Él será el primero de su familia en asistir a la universidad, y reconoce que> su prima Cynthia Guzmán — quien obtuvo un título en criminología de la Universidad Estatal en Fresno — es a quien le debe la inspiración.

"Ella me enseñó que '¡Sí se puede!' Ella siempre estuvo allí para ayudarme y siempre estuvo disponible para mí," dijo Carrillo.

Carrillo, de 18 años, quien va a estudiar aviación, dependerá de subsidios federales para pagar por la universidad.

Carrillo también participó en la escuadra de pista y campo durante tres años. Él quiere pasar la influencia de la educación superior a su hermana Alondra de 11 años de edad.

VISALIA — Lizbeth Judith Gómez presentó el discurso de bienvenida a las familias y a los demás asistentes a la ceremonia de graduación de la clase del 2008, de la preparatoria El Diamante el 4 de junio en el Mineral King Bowl.]Gómez, de 17 años, quien es conocida entre sus compañeros como "Judy," obtuvo un promedio de calificación de 4.1+. René originario de Tamaulipas, México y María Gómez (de Sinaloa) estuvieron fascinados hasta que terminó la graduación de su hija.

Cuando él tenía la edad de su hija, René trabajó en los campos del Valle Central. Él ahora es dueño de un negocio pequeño en Visalia.Gómez va a estudiar relaciones internacionales y español en la Universidad de California en Los Ángeles. Ella espera llegar a ser abogada."Estoy muy interesada en las leyes y quiero seguir en un campo que tenga que ver con política exterior," dijo Gómez, una finalista en mímica de juicio en Riverside.

"Mis ejemplos a seguir fueron mi madre, mi padre, mi hermana y mi madrina (Angélica Martín) porque ellos han logrado tantas metas sobre tantos obstáculos en la vida," dijo ella.

Su hermana mayor Lizette Martínez Gómez, de 22 años, cursa su último semestre de ciencias políticas en UCLA.

Entre las becas que ella ha ganado están Dell Computer ($20,000), Visalia Kiwanis ($500), Ruiz Foods ($1,000), Club de Español ($500), AVID ($400), beca por escritura de ensayo ($2,000), y una beca por segundo lugar en oratoria ($1,000).

MENDOTA — En 1998, Edilia Rodríguez Rivera sufrió la trágica pérdida de su papá cuando fue matado por pistoleros en Zihuatanejo, Guerrero, México. Los asesinantes, quienes también mataron a dos otras personas ese día, confundieron su papá por otro hombre.

En 2004, su mamá decidió que había una vida mejor en los Estados Unidos para ella y sus siete hijos.

Rodríguez, quien se graduó el miércoles pasado de la preparatoria Mendota High School junto con su hermana mejnor Justina, tuvo que trabajar para ayudar a la familia.

"Ella empezó a trabajar en el field, y fue muy difícil porque eramos muchos," dijo Rodríguez, quien piensa que hubiera tenido mejores grados en la preparatoria si hubiera tenido más tiempo para enfocarse en sus estudios. Ella trabaja 10 a 15 horas semanalmente para ayudar a su familia.

Sus grados fueron lo suficiente (promedio de 3.3) para ganar ocho becas con valor total de más de $6,000. Ella va a matricularse a la Universidad Estatal de California en Fresno para estudiar administración de negocios. Quiere ser maestra bilingüe y, espera, hacerlo en Mendota.

Ella tuvo que aprender el inglés muy rápido. Tuvo que repitir el noveno grado.

"Jamás falló un curso," dijo el director de la preparatoria, José M. Ochoa, quien le dió el Premio del Director durante la ceremonia de graduación. (Su hermana, Justina, fue nombrada atleta femenina del año).

Rodríguez da el credito de su éxito a su mamá, Elsa Rivera, por poner énfasis en la importancia de educación.

"Ella me ha dicho siempre que debo continuar mis estudios porque no quiere que yo tenga una vida como ella, trabajando en el field y sufriendo con pagos muy bajos," dijo Rodríguez. "Ella siempre viene a las juntas que son de padres. Siempre ayudando. Siempre apoyando."Rodríguez también es coordinadora de dos programas en su iglesia, que le deja poco tiempo para otras cosas.

Su amiga, Yesenia Mendoza, es estudiante en la Fresno State. Mendoza le ha ayudado con sugerencias sobre que clases debe de tomar para estar preparada.

"La educación es muy importante. Esa es la razón por cual vinimos acá," dijo Rodríguez.

MENDOTA — Carlos A. García Ruiz entiende muy bien la dificultad en trabajar en el campo, o de no tener de comer. Esa es la razón por cual quiere ir al colegio y ser ingeniero de computadoras o civil.

Creciendo en Oaxaca, México, García se acuerda de tiempos cuando no había para comer. Su mama, Ana Ruiz, decidió mudarse a los Estados Unidos en 199 por algo mejor. Su papa vino con la familia, pero se desilusionó aquí y regresó a Oaxaca.Su mama tuvo que trabajar para cuidar a García y su hermano menor.

"A ella le importa mucho que va a pasar a mí," dijo García de su mamá. "Hasta ha momentos cuando me regaña cuando no hago mis estudios. Me dice que tengo que hacerlo o voy a ir a trabajar en el campo."

García ha hecho ese trabajo en el calor del verano y el frío del invierno.

"A mí no me gusta," dijo García.

García se graduó de la preparatoria Mendota High School con un promedio de 3.5. El tiene planes de ir al colegio comunitario Fresno City College y después ir a Cal Poly, San Luis Obispo o a MIT.

"Me gusta la matemática. Me gusta solver problemas," dijo García. "Y haces buen dinero. Quiero ayudar a mi familia."

  Comments