Entertainment

José José, el legendario Príncipe de la Canción y referente de la música romántica, muere en Miami

El Príncipe de la Canción ha muerto.

José José es llorado hoy por millones de amantes de la canción romántica latinoamericana que se despiden físicamente del incomparable intérprete.

El legendario José Sosa, mejor conocido como José José, falleció este sábado a los 71 años en un hospital de Homestead, Miami, tras una larga lucha contra el cáncer que enfrentó con gran valor, anunciaron en México y Miami fuentes de su entorno cercano.

Ídolo pop de varias generaciones, fue uno de los primeros artistas que incursionó en la balada ligera y desbordó emblemáticos recintos como el Madison Square Garden y Radio City Music Hall en Nueva York con su pasmosa sencillez. Durante su fructífera carrera, vendió millones de discos.

Uno de los mejores cantantes de su generación, José José no solo fue venerado por los aficionados, sino que también era amado por el gremio. Su voz, con un amplio registro y potencia, descrita como una combinación de barítono y tenor lírico, era capaz de conmover a todos los públicos ante los que se presentaba vestido elegantemente.

José José vivió en Miami una buena parte de su vida, hasta que en una de sus revisiones médicas, en 2017, fue diagnosticado con cáncer de páncreas y regresó a su adorado México para tratarse. El astro anunció la noticia en marzo a través de un video publicado en sus redes sociales.

JoseJose0515 both JAI
El cantante mexicano José José con sus hijos José Joel Sosa y Sari Sosa en su casa de Coral Gables en mayo del 2012. Jose A. Iglesias el Nuevo Herald

En una entrevista exclusiva con El Nuevo Herald, reveló que fue sometido paralelamente a “siete tratamientos diferentes”, que buscaban reducir el tumor, porque estaba en un área que se podía operar una vez que tuviese un menor tamaño.

Muchos pensaron que moriría en su tierra, pero el intérprete de Gavilán o Paloma logró reducir el tumor hasta que fue posible operárselo en noviembre de 2017.

Meses antes, compartió con el Nuevo Herald su emoción, así como sus planes para regresar a los escenarios en 2018.

Desaforunadamente, esto nunca sucedió.

La delicada operación le dejó con dificultades para ingerir y procesar alimentos. Su situación se complicó al extremo de que en febrero de 2018 regresó a Miami para intentar recuperarse.

Read Next

Tras llegar en ambulancia y pasar varios días hospitalizado en Coral Gables, fue dado de alta y encomendado al cuidado de su hija menor, Sarita. Desde entonces José José desapareció por primera vez en su vida del ojo público.

Pese a su arrasador éxito, un Grammy honorífico, las giras mundiales y las presentaciones en plazas importantes en más medio siglo de trayectoria, en la vida personal del cantante abundaron los reveses.

Su adicción al alcohol, y el aneurisma cerebral que sufrió su esposa, del cual se recuperó tras un largo período en estado de coma, figuraron entre los grandes retos de su vida.

José José, cuyo verdadero nombre era José Rómulo Sosa Ortiz, nació en Ciudad de México, el 17 de febrero de 1948, en el seno de una familia de músicos. Comenzó su carrera en la adolescencia, tocando la guitarra y, más adelante, se unió a un trío de jazz y bossanova en el que se encargaba de cantar y tocar el bajo y contrabajo.

Pero fue su interpretación de la canción El triste, de Roberto Cantoral, en el II Festival de la OTI en 1970 lo que propulsó su carrera hasta convertirse en un referente de la canción romántica.

José José enfrentó la oposición de su padre, José Sosa Esquivel, un cantante lírico “que cantó con María Callas”, “porque en México nunca se ha podido vivir de la ópera”. Sin embargo, a la muerte de este, tuvo que ganarse la vida desde los 15 años tocando el bajo eléctrico para sostener a su familia.

“Mi mamá [la soprano Margarita Ortiz], siempre me apoyó para que me abriera paso en la música popular”, evocó el artista en una entrevista con el Nuevo Herald en 2012.

Una vez que logró controlar sus adicciones, el cantante fue abierto con el tema.

Read Next

“En esa época nadie entendía nada sobre el efecto de alcohol y para mí fue por años una manera de lidiar con los problemas”, dijo en su última entrevista con este diario.

Durante sus inicios, pocos entendían que el actor de películas de cine como Buscando una sonrisa, Sueño de amor y La carrera del millón pudiera necesitar escapar de su realidad y cayera en el alcoholismo que acabó con la vida de su padre.

Después de todo, era el hombre de la voz soñada. El artista con tanto éxito que fue bautizado como El Príncipe de la Canción.

Su tema más conocido El triste le convirtió en un ícono al inicio de su carrera en los años 70. El pináculo llegó en la década de 1980 con álbumes como “Amor Amor” y “Secretos“ con Manuel Alejandro, el más vendido de su trayectoria.

También fue un imán para las mujeres. Se casó tres veces, con su segunda esposa Anel Noreña, tuvo dos hijos, Marisol y José Joel. Con la tercera, Sara, con quien contrajo nupcias en Miami, tuvo a Sarita.

Sus problemas con las drogas y el alcoholismo casi logran acabar con su carrera. Ya sobrio, a finales de los 90 debió afrontar una crisis económica indigna de alguien que había vendido más de 100 millones de discos. Llegó hasta hacer un papel en la telenovela La fea más bella de Televisa, para apuntalar sus finanzas.

Su salud tampoco lo ayudó. Desarrolló diabetes, como consecuencia del alcoholismo. En 2001, tuvo enfisema pulmonar y, en 2007, sufrió una parálisis en la mitad de la cara y una pérdida notable de la voz, a consecuencia de la enfermedad de Lyme. Además, tenía una hernia hiatal y padecía de depresión.

Aun así, se aferró a la vida y no cesó de dar conciertos con su muy mermada voz. A sus fanáticos no les importaba. Solo querían decir que habían escuchado al gran José José en persona. Telemundo produjo la serie sobre su vida, que se transmitió en enero y febrero de 2018.

Su última comunicación con el público fue en octubre de 2018, a través de un mensaje de voz, que difundió en las redes sociales.

Los últimos meses de la vida de José José estuvieron marcados por una disputa entre sus hijos. Mientras él estaba al cuidado de Sarita, sus hijos mayores decían que su hermana lo tenía secuestrado.

El mundo lo llora, pero su Nave del olvido no ha partido.

Agencias cablegráficas y materiales del archivo del Nuevo Herald colaboraron con este reportaje.

Related stories from Vida en el Valle

Daniel Shoer Roth es un galardonado autor, biógrafo y periodista con 20 años en la plantilla de el Nuevo Herald, donde se ha desempeñado como reportero, columnista de noticias y actual productor de crecimiento digital. También es coordinador de AccesoMiami.com, una guía sobre todo lo que necesitas saber sobre Miami, asuntos legales e inmigración.
  Comments